La declaratoria ADN nos conforma automáticamente como Distrito Creativo; un instrumento de ordenamiento territorial que pone a la cultura como centro y eje de las decisiones administrativas del ente municipal sobre este sector de la ciudad. 

Con la declaratoria, haremos parte de la Red Mundial de Distritos Culturales y Creativos (Global Culture District Network).

Es una estrategia de integración territorial y cohesión social, un medio para la convivencia, la articulación de agentes, la transferencia de conocimiento y la inclusión para construcción de identidad cultural. Crea y fortalece dinámicas, flujos y lógicas de trabajo conjuntas.

¿Para qué sirve la ADN?

Su énfasis es estimular el desarrollo económico a partir de la transformación urbana, la creatividad y la cultura.
La premisa es que la concentración de agentes culturales genera beneficios económicos por la densidad de intercambios entre estos (economía de aglomeración), que es clave para adelantar procesos de revitalización urbana.
Promueve la aparición de industrias conexas y el flujo de bienes (por ejemplo con los 85 espacios educativos y entre las 36 actividades de economía creativa reconocidas por la DIAN que están presentes en San Ignacio).
La implementación de Distritos Creativos en el mundo, permite afirmar que:
Facilitan y aceleran el desarrollo urbano, la activación de patrimonios y la dinamización de la economía creativa y del entretenimiento.
Permiten la integración de diferentes aspectos de habitabilidad como arte público, transporte, seguridad, implementación y mejoramiento espacios públicos y culturales, vínculos entre lo anterior y la instauración de ecosistema de valor.
El territorio mismo y su dinámica activa y creativa se convierten en fuente de inspiración artística y en entretenimiento.

Tributaciones y exenciones fiscales

Todos los actores culturales presentes dentro o fuera de una ADN pueden generar proyectos culturales susceptibles* de obtener beneficios tributarios en la declaración de renta para las entidades donantes o inversoras hasta por un 160% a partir del monto donado o invertido.
Para estimular la localización de actividades culturales y creativas en los ADN y crear un ambiente que permita atraer la inversión, se podrá promover la exención de un porcentaje del impuesto predial por un tiempo establecido, también la exención de un porcentaje del impuesto por la compra o venta de inmuebles y la exención del pago del impuesto de delineación urbana**.
Las inversiones que se realicen en Áreas de Desarrollo Naranja - ADN tendrán el mismo beneficio del tipo “obras por impuestos”.
*El Ministerio de Cultura conformará un banco de proyectos anual susceptible de ser beneficiarios de este estímulo. Los proyectos presentados por entidades culturales activas en ADN’s o que hagan parte de las listas de protección patrimonial, obtendrán puntos y beneficios extra.
**Las instancias territoriales competentes podrán promover anexar a las exenciones nacionales, la exención en el nivel municipal de un porcentaje del impuesto predial, la exención de un porcentaje del impuesto por la compra o venta de inmuebles y la exención del pago del impuesto de delineación urbana, por el tiempo que cada entidad territorial defina.

Gobernanza cultural

La Red Mundial de Distritos Culturales y Creativos, propone cuatro principios a fin de garantizar una buena gobernanza en los ADN a partir de la cultura:
Fomento de un buen liderazgo que se adecue a las necesidades del ADN y que facilite el perfecto engranaje de todos los miembros del ecosistema de valor.
La formulación e implementación de una estrategia que garantice una planeación proactiva y receptiva para la generación de cambios de manera propositiva y no reactiva. La planeación debe plantearse a modo de diálogo entre los diferentes actores en donde el consenso sea el instrumento fundamental.
Las operaciones del ADN deben dirigirse a la optimización de recursos sin sacrificar la calidad de los bienes o servicios ofrecidos.
Garantizar la conformación de asociaciones adecuadas a las necesidades del ADN y de la ciudad, lo que implica, además, escuchar las propuestas de los miembros que conforman el modelo de gobernanza.

Los mecanismos de “gobernanza cultural” se usan para gestionar la financiación directa del Estado a las instituciones y actividades culturales del distrito, por ejemplo mediante la creación de impuestos con destinación específica y la conformación de juntas locales que deciden sobre la inversión de lo recaudado. Se destacan los casos de: el Distrito de Instalaciones Científicas y Culturales (SCFD) en Denver, Colorado y el Distrito de Museos de St. Louis (MZPMD).
En SCFD se destina un porcentaje del impuesto a las ventas para el financiamiento directo de las instituciones y programas culturales. En el caso de MZPMD se usa un porcentaje del impuesto a la propiedad como fuente de financiación.
En los dos casos se han establecido juntas locales, con miembros designados por los gobiernos locales, para la toma de decisiones sobre la asignación y administración de los recursos recaudados y destinados al fortalecimiento cultural territorial.

Mapa del Distrito San Ignacio

Suscríbete